LA CIVILIZACIÓN EMPÁTICA. La carrera hacia una conciencia global en un mundo en crisis by Jeremy Rifkin

cubierta_Rifkin_La civilizacion empatica

Interesantísimo libro de Jeremy Rifkin que ofrece una nueva interpretación de la historia de las civilizaciones, examinando la evolución que ha seguido la humanidad hacia una mayor empatía (proceso por el que una persona se pone en la piel del otro y acaba sabiendo cómo siente y cómo piensa ese otro) contraviniendo la común creencia de que el ser humano es intrínsecamente agresivo, materialista, utilitarista e interesado por naturaleza.

Rifkin sostiene que el advenimiento de nuevos regímenes de energía y nuevas revoluciones en las comunicaciones (asociadas y derivadas de los primeros) han ido creando unas sociedades cada vez más complejas y más ligadas entre si, lo que ha producido un incremento de la sensibilidad por el “otro” (sacando a relucir nuestra empatía lo que, según Rifkin, forma parte de nuestra biología) a la par que exigen un consumo mayor de energía. Ahí radica la paradoja pues a medida que el nivel global de bienestar aumenta, la factura entrópica a pagar se hace insostenible y amenaza nuestra propia existencia. Resolver la paradoja de la empatía y la entropía (el agotamiento de los recursos de la Tierra y el impacto que su sobreuso provoca en el cambio climático) será la prueba definitiva a nuestra inteligencia y, para ello, hará falta un replanteamiento radical de nuestros modelos económicos y sociales (e incluso filosóficos).

Según Rifkin nos encontramos a las puertas de la 3ª Revolución Industrial (al albor de las nuevas fuentes de energía renovables que ha de dar independencia energética a todos los individuos del planeta) auspiciada por las telecomunicaciones e internet que marcan una nueva era que Rifkin llama la era de la economía capitalista distribuida que saca a la luz nuestra naturaleza participativa, motivada por el bien común y que se materializa en una mayor calidad de vida para todos sin perjudicar la sostenibilidad planetaria. Entramos, según él, en la Edad de la Empatía.

De ser verdad aquello que durante tanto tiempo se nos ha hecho creer de que el hombre es un ser materialista, utilitarista y egoísta, habrá pocas esperanzas de resolver la paradoja empatía-entropía. Pero si, bien al contrario, la naturaleza humana está orientada al afecto, la compañía y la sociabilidad (tal y como defiende Rifkin), existe todavía la posibilidad de llegar a una solución que permita seguir aumentando los niveles promedio de progreso a escala global y restablecer un equilibrio sostenible con la biosfera.

Los cuatro pilares de esa 3ª Revolución Industrial van a ser:

  1. Las energías distributivas (frente a las energías elitistas que soportaron la 2ª Revolución Industrial) que se llaman así porque se encuentran en todas partes (a saber: solar, eólica, hidráulica, geotérmica, mareomotriz y biomasa).
  2. Los edificios que jugarán un doble papel a modo de plantas energéticas además de cómo hábitats.
  3. Esa energía que se producirá/recolectará en cualquier lugar, precisará que sea almacenada. El hidrógeno hará las veces de “almacén”. El objetivo es transformar las energías renovables en hidrógeno y de ahí de nuevo en energía.
  4. La reconfiguración de la red eléctrica que permitirá que tanto las empresas como la población residente puedan producir su propia energía y compartirla. Una red interconectada inteligente, una infraestructura de distribución continua que permitirá enviar y recibir energía desde y hacia la red principal.

Según Rifkin va a ser precisamente esa reconfiguración a escala planetaria (reconvertir millones de edificios para transformarlos en plantas productoras de energía, introducir la tecnología del hidrógeno, transformar la industria del automóvil de motor de combustión interna en coches eléctricos y vehículos que funcionen con célula de hidrógeno y crear una red inteligente, etc.) lo que llevará a reciclar masivamente a los trabajadores. La nueva mano de obra deberá estar formada en la generación de energías renovables, en la construcción ecológica, en las tecnologías de la información y la informática aplicada, en la nanotecnología, en la química sostenible, en el desarrollo de células o pilas de combustible, en la administración digital de las redes eléctricas, en el transporte híbrido, etc, etc. Una visión que recuerda mucho a lo que se menciona en el libro ABUNDANCIA de Peter H. Diamandis & Steven Kotler (ver post http://www.enricsegarra.com/abundancia-el-futuro-es-mejor-de-lo-que-piensas-by-peter-h-diamandis-steven-kotler/).

Empresarios y administradores tendrán que educarse para aprovechar los modelos de negocio más innovadores, la contratación en función del rendimiento, las estrategias de I+D distributivo y participativo, así como la logística sostenible.

Una 3ª Revolución Industrial que, según Rifkin, dará paso a la democratización de la energía. A un mundo en el que cientos de millones de personas asumirán la producción y el control de su propia energía, lo cual tendrá grandes (esperemos que no graves) consecuencias sobre la vida social y política. La posibilidad de compartir la energía entre millones de personas marca el inicio de una nueva era en al que podríamos asistir a la erosión de los modos de organización y gestión tradicionales y jerárquicos y a la adopción de un sentido amplio de redes distributivas caracterizadas por la colaboración masiva. Un lujo poder vivir en esta época de cambio, ¿no les parece?

 

Y si les apasiona saber cómo se forja la empatía en el individuo les recomiendo encarecidamente lean los capítulos del libro en los que se explica porque una persona deviene empática (o no) y el papel vital que juega en los tres primeros años de edad el progenitor. Un progenitor inmaduro, inadecuado o con una sensibilidad empática insuficiente influenciará en que el niño sea un inadaptado, desconfiado y poco cariñoso y que tenga dificultades en establecer relaciones adecuadas con otras personas…de por vida. Neuronas espejo, el papel del juego en el proceso de aprendizaje, el uso de las manos (como órganos de comunicación empática primitivos), entre otros varios elementos configuran (y explican)  la forma en que nos comportaremos y nos relacionaremos de adultos. Una lectura que invita a la introspección y al análisis para entenderse, si cabe, un poco mejor.